emb_mexico
Diplomacia Bolivariana de Paz alza su voz en Conferencia General de Opanal PDF Imprimir E-mail

Venezuela en los 50 años del Tratado de Tlatelolco

IMG 1335

El Gobierno Bolivariano reiteró su llamado a lograr el desarme general y completo; a avanzar en la senda de la eliminación de todas las armas de destrucción masiva, y a no renunciar al impostergable objetivo de lograr un mundo libre de armas nucleares

Ciudad de México, 14 de febrero de 2017 | Prensa Embajada

La República Bolivariana de Venezuela condena la producción, almacenamiento, empleo y la amenaza de uso de las armas de destrucción masiva, incluidas las nucleares, dado que atentan contra la esencia misma de la humanidad. En este sentido, para el Estado venezonalo la energía nuclear debe ser empleada sólo para el bien de la humanidad y con fines exclusivamente pacíficos, así lo afirmó el viceministro para Temas Multilaterales de la Cancillería venezolana, Rubén Darío Molina, durante su intervención en la XXV Sesión de la Conferencia General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (Opanal), celebrado en la capital mexicana.

El Viceministro venezolano reiteró la importancia del Tratado de Tlatelolco como uno de los instrumentos jurídicos internacionales más valiosos en materia de proscripción de armas nucleares, ya que crea la primera zona densamente poblada libre de armas nucleares, y recordó que la región latinoamericana y caribeña, en reconocimiento de la suprema vigencia de este Tratado aprobó en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en 2014, la Declaración de la región como “Zona de Paz” promoviendo el desarme nuclear, como objetivo prioritario.

Para Molina el uso de armas causa sufrimiento físico, moral, espiritual y la muerte de miles personas, por tanto, son inaceptables y deben ser prohibidas y eliminadas “el desarme nuclear es imprescindible para descartar cualquier posibilidad de que se repitan hechos abominables como los ocurridos hace más de 70 años en Hiroshima y Nagasaki.”, afirmó.

IMG 13981

En consonancia con esos fundamentos, el viceministro para Temas Multilaterales de Venezuela recordó los esfuerzos hechos por la inmensa mayoría de los países latinoamericanos y caribeños en el marco de las Naciones Unidas, a los fines de que se convoque durante el año 2017 el inicio de negociaciones multilaterales, transparentes, abiertas a todos los países, “es necesario la negociación de un instrumento jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares, que sea universal, irreversible, verificable y que cuente con un cronograma multilateral para garantizar su completa eliminación”, dijo.

Expresó que no obstante a estos avances, “Venezuela ve con inquietud que un grupo de países, valiéndose de privilegios resultantes de un régimen nuclear edificado sobre bases discriminatorias, obstruya la aspiración de la mayoría de la Comunidad Internacional y, contrariamente, continúen promoviendo doctrinas de defensa estratégica que buscan justificar el uso, o la amenaza del uso, de armas nucleares”.

Visible preocupación de los No Alineados

El viceministro Molina recordó que el Documento Final de la XVII Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL), celebrada en Venezuela en septiembre de 2016, resalta el lento avance hacia el desarme nuclear y la falta de progreso por parte de los Estados poseedores de armas nucleares en el logro de la eliminación total de sus arsenales, de conformidad con sus obligaciones jurídicas multilaterales. Igualmente, alienta el establecimiento de nuevas zonas libres de armas nucleares, entre ellas la Zona Libre de Armas Nucleares en el Medio Oriente.

De la misma manera, señaló que Venezuela observa con suma preocupación “que a nuestra tierra americana se estén extendiendo doctrinas militares de órganos desencajados históricamente, surgidos en el marco de la Guerra Fría, como la OTAN, que propugnan alianzas militares y de seguridad con algunos países del continente que pone en peligro la trayectoria pacifista de la región, y los principios consagrados en Tlatelolco”.

IMG 1409

Venezuela denuncia la introducción de doctrinas guerreristas en la región

El viceministro Molina, destacó que América Latina y el Caribe es una “Zona de Paz”, al tiempo que expresó la preocupación de la República Bolivariana de Venezuela por la introducción en la región de doctrinas militares anacrónicas y desfasadas históricamente, surgidas en el marco de la Guerra Fría, como la OTAN, que propugnan alianzas militares y de seguridad con algunos países del continente, que pone en peligro la trayectoria pacifista de la región, y los principios consagrados en Tlatelolco.

Precisó que es necesario recordar que el Estado venezolano en un Comunicado Oficial, exhortó a los Estados de la región a no generar elementos de desestabilización y guerra en Suramérica, y hace votos para que atienda el llamado histórico de paz y unidad de nuestros Libertadores”

Para finalizar, el jefe de la delegación venezolana señaló la necesidad de frenar los innecesarios gastos militares que en la actualidad se observan en la comunidad internacional, priorizando el combate a los problemas derivados de la desigualdad social, la pobreza y la pobreza extrema, la exclusión, la intolerancia, el racismo y la xenofobia, en fin del orden capitalista hegemónico mundial “ante nosotros se presenta un panorama lleno de retos, pero a la vez esperanzador. Somos la región del futuro. Somos innegablemente baluartes de la paz”.

 FullSizeRender18

FullSizeRender19

 

 

 

Otras Noticias