emb_mexico
Gobierno de Venezuela inicia proceso de repatriación de la piedra Kueka PDF Imprimir E-mail

Abuela-Kueka

Desde el parque Tiergarden, en Berlín, inició este viernes con un ritual de sanación por parte del pueblo Pemón el proceso de repatriación a la República Bolivariana de Venezuela de la Piedra Kueka, una roca sagrada que la comunidad indígena pemona considera su abuela y que fue sustraída del Parque Nacional Canaima por el artista alemán Wolfang von Schwarzenfeld en 1998.

La “Abuela Kueka” es una piedra de jaspe de 30 toneladas. Su extracción del país suramericano se produjo durante el gobierno de Rafael Caldera en un proceso que irrespetó la regulación sobre el Parque Nacional como Área Bajo Régimen de Administración Especial, desestimando, además, la opinión que pudo tener sobre el tema el pueblo Pemón.

Durante la ceremonia, que marcó el inicio del proceso de repatriación, el viceministro para Europa, Yván Gil, valoró el compromiso del Gobierno Bolivariano con la defensa de la soberanía nacional, de los valores ancestrales y la cultura indígena.

“Que sea el pueblo Pemón en Revolución que retorne la piedra Kueka es la simbología de que la Revolución, precisamente, restablece la soberanía nacional (…) Son dos modelos que quedan hoy en evidencia: uno entreguista y un modelo soberano de defensa de la soberanía nacional”, dijo el diplomático al recordar que fue el gobierno de Rafael Caldera el que autorizó la salida del país del monumento natural.

Representantes de la comunidad ancestral, por su parte, agradecieron al Gobierno Bolivariano de Venezuela y sus instituciones por sus esfuerzos desplegados desde el mandato del Comandante Hugo Chávez y más recientemente del presidente Nicolás Maduro, para lograr el retorno de la Kueka.

El pueblo Pemón cree que la Abuela Kueka es garante del equilibrio y la armonía de la naturaleza, y que esta inconcebible extracción es causante de las grandes catástrofes que aquejan a la humanidad.

Según la historia, la comunidades Pemón y Macuxi fueron enemigas desde tiempos inmemoriales y sus pueblos separados con estricto celo por el Dios Makunaima, hasta que Taure Pam, joven de la comunidad Pemón, desposó a la joven más bella de la comunidad Macuxi, irrespetando las normas establecidas.

Luego de casarse escaparon y por ellos fue Makunaima, quien les encontró y les dijo: “Awarokuruu… Amoro aukowamumo Chokroro tatapiche anapo daro…” (¡Maldito eres, vivirás siempre abrazado con tu esposa!).

Makunaima profirió esta maldición y Kueka y su esposa fueron convertidos en piedra, y actualmente son abuela y abuelo de los habitantes de la comunidad pemona.

 

Otras Noticias