emb_mexico
Venezuela reitera su condena a la producción, almacenamiento, uso y amenaza de uso de armas de destrucción masiva PDF Imprimir E-mail

OPNAL 1

 

“La República Bolivariana de Venezuela, en su convencimiento del ejercicio de la Diplomacia de Paz, condena la producción, almacenamiento, empleo y la amenaza de uso de las armas de destrucción masiva. El desarme nuclear es imprescindible para descartar cualquier posibilidad de que se repitan hechos abominables como los ocurridos hace más de 70 años en Hiroshima y Nagasaki”, así lo afirmó la Embajadora María Lourdes Urbaneja Durant, durante su intervención en la XXV Sesión Extraordinaria de la Conferencia General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe – Opanal- realizada el día de hoy en la capital mexicana.

Ciudad de México, 28 de septiembre de 2017 | Prensa Embajada de Venezuela

La diplomática venezolana recordó que el uso o la amenaza del uso de las armas nucleares constituyen una violación de la Carta de las Naciones Unidas, y su empleo debe ser considerado crimen contra la humanidad. “Por tal motivo, expresó, Venezuela celebra la adopción del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, abierto a la firma el pasado 20 de septiembre en el marco del 72° Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas”.

Asimismo, señaló que como pueblo de paz, “el Gobierno Bolivariano de Venezuela se adhiere al Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, entendiendo que el único camino que tiene la humanidad para transitar es y debe ser la paz. Debemos hacer un esfuerzo supremo, para que las crisis nucleares des-escalen y desaparezcan (ojala con sus armas) por la vía del diálogo y la racionalidad humanista. De la misma manera, hacemos votos por la universalización de este instrumento jurídico internacional, ya que estamos convencidos que la energía nuclear debe ser empleada sólo para el bien de la humanidad y con fines exclusivamente pacíficos, para el derecho al desarrollo de nuestros Pueblos”.

La embajadora Urbaneja reiteró la gran importancia del Tratado de Tlatelolco como uno de los instrumentos jurídicos internacionales más valiosos en materia de proscripción de armas nucleares. Por ello, señaló, “nuestra región latinoamericana y caribeña, en reconocimiento de la suprema vigencia de este Tratado como factor esencial en la promoción de la paz y la seguridad internacional, aprobó en la II Cumbre de la CELAC, en La Habana, en 2014, la Declaración de la región como “Zona de Paz”, promoviendo el desarme nuclear, como objetivo prioritario”.

Asimismo, se refirió a la reciente intervención del Canciller venezolano en nombre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) en la reunión de Alto Nivel para la Eliminación de Armas Nucleares, en donde recordó “la plena validez del multilateralismo como el principio básico en las negociaciones para el desarme”, destacando que la única manera de evitar el uso de armas nucleares es su eliminación. Reiterando además, la preocupación por parte del MNOAL “sobre las mejoras de armas nucleares existentes, así como la creación de nuevos tipos”.

Finalmente expresó en nombre de Venezuela el más firme y contundente apoyo a las gestiones que viene realizando el Secretario General, embajador Luiz Filipe de Macedo Soares, al frente del Opanal y ratificó el compromiso de la República Bolivariana de Venezuela “con todas las garantías de cumplimiento y funcionamiento contemplados en el tratado de Tlatelolco, como lo venimos realizando hasta estos momentos”.

Durante la reunión también intervinieron el Embajador Luiz Filipe de Macedo Soares, Secretario General del Opanal, el Embajador José Luis Campuzano, de México, quien fue designado Presidente de esta XXV Sesión Extraordinaria del organismo y varios representantes de los países miembros.

El Secretario General del Opanal, al rendir su informe destacó la apertura a la firma del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el pasado 20 de septiembre en el marco del 72° Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, señalando que fue un logro mayor en el camino de la eliminación de las armas nucleares y destacando que de los 53 países que lo han suscrito, 16 son países Latinoamericanos y Caribeños.

Sin embargo, manifestó que a pesar del avance político y jurídico en la materia. Aún existen más de catorce mil armas nucleares en posesión de 9 Estados.

El Embajador José Luis Campuzano, agradeció en nombre de México las manifestaciones de solidaridad por el reciente terremoto ocurrido en el país, así como la ayuda humanitaria recibida. Por otra parte, reiteró que a pesar de los avances la amenaza del poder destructivo de las armas nucleares sigue vigente. Cualquier detonación de un arma nuclear sería terrible para todo el mundo. Por ello, señaló, es urgente e inaplazable avanzar hacia una norma universal de proscripción de las armas nucleares.

De la misma manera, expresó su reconocimiento a los países de la región que han ratificado el Tratado y destacó la labor del Secretario General del Opanal y su equipo de trabajo.

OPANAL oficial

 

 

 

Otras Noticias